Silencio

Autor: Isabel Aznar - 18/06/2019

¿Cuántas veces te han prohibido hablar de un tema en concreto?

O, peor aún, ¿cuántas veces te has callado tu opinión por miedo a que puedan pensar de ti?

A veces, nos enfrentamos a situación que resultan ser poco agradables.

Cuando una persona expresa su punto de vista, el resto de las personas que están a su alrededor, lo captan de varias maneras, se sienten ayudado o por el contrario, sienten una amenaza.

Empiezan a sentirse inferiores, menospreciados o, lo peor de todo, juzgados.

La respuesta que suelen tener este tipo de personas, es responder desde la autodefensa y la culpa hacia el entorno.

No se hacen responsables del error que han cometido por ellas mismas, si no, por la culpa hacia el otro.

La mayoría de las personas, suelen esperar a que su entorno cambie.
Quieren que su jefe cambie para que a ellos les vaya mejor.
Quieren que su pareja cambie, para que responda a ella mejor.
Quieren que su salud cambie, para que su cuerpo sea más vital.
Quieren tener mejores trabajos sin ellas crear nuevas ideas, que les lleven al progreso.

Siéntate y piénsalo:

-¿Qué vas a ofrecer tú para que tu entorno cambie?

Muchas personas, me miran y me dicen, es muy duro cambiar.

Y yo respondo, cambiar es fácil, cuando tienes la idea concreta.

Lo duro es aceptar que todos los resultados que has tenido hasta ahora, han dependido de ti. De tu forma de pensar, por tus creencias.

Hacerte responsable de la situación que quieres cambiar y aceptar que tu vida depende de ti: es lo que te hace fuerte para cambiar tu vida.

Existe un tipo de personas que cuando les das tu opinión, la aceptan y la ven como una oportunidad.

Sabes que de esa opinión, hay un aprendizaje, es una forma de pensar nueva. Un argumento diferente les enseña una idea para alcanzar una meta en su vida.

Estudiar quién eres, cuáles son los pensamientos que tienes y entenderlos.

Es la forma de darte cuenta que hay partes tuyas que no te gustan. Partes que pasan ausentes, hasta que aparece el recuerdo que una sensación provoca.

Entenderte a ti y aprender de ese entendimiento, te ayuda a conseguir los resultados en tu vida.

¡Aprende todos los días!