La verdad a veces duele | Desarrollo Personal

POR Isabel Aznar
28/02/2021

"La verdad a medias es una mentira completa" como dice el dicho

 

 

La mayoría de las personas, intentan decir la verdad pero la realidad de todo, es que se están mintiendo a ellas mismas 

 

 

El propio miedo de aparentar que su vida irá bien siempre, el miedo a enfrentarse a ellas mismas y aceptar que tienen una parte oscura, que duele cuando la miras, es lo que hace que se nieguen a ellos mismos. El peor dolor que puede experimentar una persona, es el propio rechazo, es cuando te das cuenta que, el peor enemigo que hay en la faz de la tierra es uno mismo. 

 

 

Sabemos que la verdad a veces duele pero si decimos la verdad con amor, dejando a un lado lo que llamamos "la verdad a medias", entendemos que la verdad con coherencia, es un valor fundamental y un valor ético para el desarrollo humano. 

 

Si utilizamos la verdad para descartes de la vida, entendemos que a raíz de la verdad, podemos tener grandes transformaciones en nuestra vida. 

 

Al igual que la mentira conlleva un trayecto de malestar y desarmonía, en los sucesos equívocos que alejan te alejan de las relaciones así como que te hace dudar de tu propia persona. 

 

 

La verdad es lo que hace ver la realidad de la situación, te enseña a aceptar la parte más interna de tu persona y lo que has mejorado, te da valor y además, sin buscarlo, la verdad conlleva una trayectoria de sucesos acertados. 

 

 

La verdad como coherencia te enseña a decidir y a cumplir tus decisiones para llegar a la idea principal de lo que tu quieres. La verdad como valor fundamental, te ayuda a crear buenas bases en tus relaciones y sentirás que las personas confían en ti, por quien eres. 

 

 

La verdad es un valor ético, que nace en el corazón de las personas que tienen fuerza interior y son valientes, fuertes por dentro. Saben que hacer para no derrumbarse ante los obstáculos, para superarlos. 

 

 

 

La verdad para Platón es: "son filósofos verdaderos aquellos a los que les gusta contemplar la verdad"

 

La verdad son los hechos vividos en una realidad, por ejemplo la realidad de la casa en la que vives, la realidad de tu trabajo o, la realidad de tu propia vida. 

 

De estas verdades, está: 

 

 

  • La verdad absoluta, sabemos que hemos nacido. 
  • La vedad relativa: sabemos que es de día en España, pero en Los Ángeles es de noche. Esto depende del horario solar. 

 

Lo que puede suceder en un dilema, es que a veces las apariencias, parecen ser reales aunque no lo sean. Esto es lo que nos hace creer que estamos equivocados.

 

 

Tanto los estudios científicos como los filosóficos, esta dos verdades, han acabado a grandes confusiones que se han desarrollado a lo largo de los siglos. 

 

 

 

¿Dónde está la verdad de todo esto? 

 

 

Si nos paramos a pensar, en cada verdad hay una conexión entre sentimientos y emociones encontradas. La verdad desde la neutralidad es relativamente verdad porque la verdad nace de la creencia del ser humano y se crea después de un aprendizaje aprendido. Pueden que te lo enseñen a ti, y depende de tu creencia, puede que tu lo consigas o por el contrario, te quedes como estás.

 

 

Todos y cada uno, tenemos que encontrar la verdad de sí mismo con nuestra mejor versión, para ayudar al prójimo mediante un servicio a encontrar su mejor versión. 

 

 

 

Cada uno tenemos que viajar hacia nuestra verdad, que residen en nosotros mimos y darnos cuenta que la verdad se encuentra en el fondo de nuestro ser interior, que somos nosotros mismos. 

 

 

La verdad a veces duele, por el hecho de enfrentarte a ti misma y a tus creencias y sentimientos. Una vez sanas esta parte, puedes comunicar cómo te sientes y por qué te sientes de la manera que te sientes. Es cuando has sanado una herida del pasado y te has dicho la verdad de ti misma, como persona. Has descartado lo que ya no te gusta y has elegido lo que quieres conseguir.

 

 

La verdad se ve más clara cuando gestionas tus emociones y meditas a diario.

Gracias a ello, entras en tu interior es ahí donde se encuentran todas tu soluciones. 

 

 

Es cuando puedes explicar cómo te sientes con sinceridad. La sinceridad no es la que demuestras hacia afuera, sino la verdad que te dices tu por dentro. Entonces se produce la transformación de tu propia persona como de todo tu entorno. 

 

 

Cuando te dices la verdad a ti misma, liberas la mentira de aparentar quien no eres. Si reconoces tus virtudes, te darás cuenta de la energía vital que mueve tu vida y esa energía eres tu misma y te hará luchar por aquello en lo que crees y confías. 

 

 

Si escuchas tu verdad y dejas de luchar por aquello en lo que confías, te convertirás en una persona con miedo. El propio miedo te hará pensar que no vales nada y te obligará a quedarte siempre como estás. Esto te hará cada vez más pequeña y con el tiempo, estarás enferma. 

 

 

Tu alma quiere vivir experiencias nuevas, quiere confiar en tu propósito de vida, por lo que estás en esta vida. Solo tienes que decirte la verdad y confiar en ti misma. 

 

 

Trabaja todos los días para conseguirlo. ¡FUNCIONA!

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.