¡No condenes tu futuro! Si no sueltas el pasado ¿cómo vas a vivir el presente?

POR Isabel Aznar
10/06/2021

Muchas veces, nos empeñamos en mirar hacia atrás,

creemos que si recordamos el pasado con todas nuestras fuerzas,

haremos que este vuelva.

 

Esta sensación, se queda en nuestra mente y nos hace quedarnos ahí, esperando que las cosas cambien.

 

 

Empezamos a tener Fe en que así, será pero la realidad es que sabemos que nos estamos engañando.

 

 

Sabemos que el pasado no volverá, por mucho que lo deseemos. 

 

 

A veces, nos aferramos a estas sensaciones aunque nos provoquen frustración y no sepamos que hacer con nuestras vidas.

 

 

La realidad es que no queremos ser las personas de nuestro alrededor, tampoco queremos tener nuestro entorno y tampoco queremos ser nosotros mismos.

 

 

Son momentos en los que nos preguntamos muchas preguntas, muchas de ellas son respuesta y otras que parecen que son la respuesta que necesitamos para encontrarnos a nosotros mismos y resulta que son las preguntas trampa que nos hacen perdernos más.

 

 

En ese momento llegamos al extremo y queremos gritar,

llorar cuando nos encontramos en un túnel sin salida,

nos planteamos si la vida tiene sentido.

 

 

En este momento, nos damos cuenta que hemos ido en busca de la felicidad, pero esa felicidad no está diseñada para lo que nosotros queremos en este momento.

 

 

También nos preguntamos cómo hemos llegado al punto al que no queremos. Solo queremos ponerle fin a la encrucijada que estamos viviendo.

 

Pasamos por las etapas de seguir o desistir, aceptar o seguir fingiendo. Nos sentimos culpables de elegir lo que está bien para nosotros mismos o, si con nuestras decisiones perdemos la vida que hemos llevado hasta entonces y con ella lo peor de todo, podemos perder a nuestras personas más queridas. 

 

 

Eso si que duele. 

 

 

Nos planteamos encontrar ese click que acciona y nos hace cambiar a nosotros mismos, y de una vez por todas, dejar el pasado atrás y transformarnos a nosotros mismos.

 

 

Deseamos poder identificar todo lo que podemos tener sin perder en el camino.

Queremos reconocer todo lo que deseamos con todo nuestro alma

y parece que se aleja cuando lo tenemos cerca.

 

 

 

Solemos decir que debemos ser conscientes de nuestras respiraciones, observar cada pequeño detalle y vivir el presente, pero lamentablemente, hacemos todo lo contrario, y muchas veces, lo que no corresponde.

 

 

Pensamos que todo es cuestión de tiempo, este pensamiento nos ayuda a tener esperanza.

 

Cuando el tiempo pasa nos ahoga y nos quita la calma, la esperanza se convierte en desesperanza y en ese momento, sentimos que todo ha cambiado y lo peor de todo, nos da miedo reconocer que nada será lo mismo.

 

 

          Pero la Fe nos enseña a seguir luchando cada día

                           y a pensar que todo es cuestión de tiempo y

                                      tenemos que dar más tiempo al tiempo

 

 

“Todo es cuestión de Fe” una palabra tan pequeña que abarque tantos sentimientos con tanta fuerza.

También es cuestión de "aceptar la realidad", una palabra tan clara y tan difícil de aceptar

 

 

 

Pues la Fe, nos da esperanza, muchas veces nos aferramos con tanta fe al pasado que creemos que el pasado volverá y la realidad es que si no aceptas que el pasado no volverá, tu esperanza te destruirá y perderás la fe.

 

Un circulo tan claro y tan vicioso como esté... Y lo más difícil de todo, es decidir que tienes que dejar de pre-ocuparte por el pasado que no volverá y empezar a ocuparte por el presente y recuperar el tiempo perdido para volver a empezar.

 

Solo estás a punto de aceptar que eres tú quien tienes que cambiar para ocuparte en vivir el presente sin preocuparte del pasado que no volverá.

 

La verdad que hay muchas personas pedidas por la vida pero tu estás a punto de reencontrarte con la vida. 

 

Si realmente quieres tener un cambio asombroso en tu vida, te invito a reprogramar tu mente.

Solamente es eliminar las resistencias mentales que te atan a tu pasado y dirigirte hacia el destino correcto. 

 

  • De esta manera, soltarás la sensación que te tiene estancada. Solo tú puedes decidir y mirar por ti.
  • Superarás los problemas que te atan al pasado y te darás la oportunidad de abrir las puertas de tu presente. 
  • Por fin y de una vez por todas, te darás la oportuniad a ti misma, reconocelo, te la mereces. 
  • Sentirás el bienestar en ti y tu vida estará en calma. 

 

Si quieres reprogramar tu mente: Haz click aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.