¿Relaciones por intereses o, relaciones interesadas?

POR Isabel Aznar
06/07/2021

¿Cuántas veces has pensado que puedes confiar en las personas que tienes a tu alrededor?

 

"Y de repente te has encontrado que no te estaban valorando tanto como te merecías".

 

 

Por circunstancias que creemos que nos pueden ayudar o, creemos que podemos ayudar a las personas que amamos, en muchas ocasiones cedemos.

 

 

Seguramente te ha pasado que aunque cambiaran tus planes, por cariño hacia otra persona, cediste en tus decisiones para dedicar tiempo a esa persona.

 

 

Con el tiempo, te das cuenta que hiciste demasiado... O, que utilizaste a esa persona que, posiblemente ya no está en tu vida, o quizás este articulo es el mensaje que necesitas para retirar la venda que cubre tus ojos y abrirlos de una vez por todas. 

 

Cada vez me fijo más, en la cantidad de relaciones que hay de dependencia e interés. Son ese tipo de relaciones que cuando una persona se da la vuelta, empiezan a criticarla.

 

O, incluso tú misma, si das de más, posiblemente te hayas percatado que todo iba bien hasta que tu mente te dice tu lo contrario.

 

Creo que la peor voz que puedes escuchar, es la voz de la negatividad que te dice que después de habértelo pasado bien, te sabotea.

 

Las relaciones que surgen por interés, son las relaciones que escucha la voz del auto-sabotaje.

Están manipuladas por su mente egocéntrica y hacen que tú te sientas culpable por lo que haces o, te manipulen por ser como eres y que hagas lo que a ellas les conviene. 

 

 

 

Si eres una persona educada, que tienes paciencia, eres generosa y no sueles dar tu opinión hasta que las personas se han aprovechado de ti lo suficiente y más para mandarlas a tomar por culo, está bien que lo seas educada, generosa y tengas la paciencia del Santo Job7N siempre y cuando sepas cuando puedes parar de dar.

 

 

El problema sucede cuando das y el resto de las personas se acostumbran a recibir lo que tu las das y por más que reciben, siguen apostando para que tu des más.

 

 

 

Este tipo de personas te manipulan y puedes sentir que es así lo que están haciendo, pero te puede la confianza que tienes hacia ellas antes que juzgarlas cuando te manipulan.

 

 

Entonces cuando decides que no vas a ceder más por sus intereses, es cuando aparece el gran conflicto. 

 

 

Cuando una persona intenta aprovecharse de ti, tú tienes que valorar si te compensa y si tú también te estás aprovechando de ella.

 

 

La propia ambición, es la voz del ego, es la voz que te vuelve egoísta y también egocéntrica.

 

 

La voz del ego, te da motivos para envolver la sensación de necesidad que te dice que todo es para ti y que si puedes engañar a los demás para tener más, más ganarás tu.

 

 

Te envuelve en una máscara que todo lo que hay en tu vida, gira por ti y para ti y el resto no importa.

 

 

La ambición de ser más grande, el miedo a perder o, pensar que te pueden “quitar” para dárselo a otra persona, te hace derribar a todo lo que se cruza en tu vida y eliminar cualquier tipo de influencia que puede ocupar tu lugar.

 

 

El propio miedo a perder, el sufrimiento de mostrarte quien no eres solo por mantenerte alerta por lo que pueda suceder, te obliga a tener el control de cualquier tipo de acontecimiento que pueda surgir.

 

 

La sensación de vacío, el intento por retener a las personas que ya no te aguantan y el miedo a sentir el dolor que tienes dentro de ti, es la voz de alarma que te avisa que no lo estás haciendo bien.

 

 

Lo sabes. Pero aún así, sigues aprovechándote de la situación, si entiendo te sucia sabiendo que no lo haces bien sintiendo que te derrumbas por dentro cuando llega la noche y oyes la voz de tu corazón avisándote que no estás jugando limpio.

 

 

Esa sensación se hace presente cada día y la tapas con sustancias lejos de ser recomendables y envenenan tu salud.

 

 

El propio maltrato que te haces por no aceptar quien eres, intentar justificar tus errores en un mar de lágrimas para minipular la situación y tener razón tú, sin saber como cambiar y en el fondo sabiendo que las personas se van alejando de ti.

 

 

Ese dolor quema por dentro, sufres cada vez que lo piensas

y lo peor de todo crees que todo vale pero no con todo estás a gusto.

 

 

 

Las relaciones por interés son la que buscan interés de los demás,

para poderse aprovechar hasta la saciedad.

 

 

Te derrumban, te dejan hundida y lo peor de todo, es que si no lo aceptas y cortas rápido esa relación, te darás cuenta del daño que te hizo cuando hayas perdido la confianza en ti misma. Te habrá robado tu identidad.

 

 

Pregúntate, ¿qué es lo que desean para su vida?

o, ¿qué es lo que no tienes y deseas tu de ellos en tu vida?

 

Y sabrás qué es lo que están pidiendo y porque te están utilizando, o al revés que es lo que te produce a ti la sensación de vacío. 

 

Las personas que no saben estar solas y que luchan por ser independientes, porque saben que no pueden estar solas. En el momento que se ven solas llaman a personas a las que pueden manipular para que estén con ellas, pero solo cuando a ellas las viene bien. Cuando tu las necesitas, sabes que con ellas no se puede contar.

 

 

Las personas que tienen interés económico, posiblemente haya infidelidades pero les mantiene unidos la parte material, la economía, la casa, los hijos, aparentan que todo va bien.

 

 

En el amor, manipulan a la persona que tienen a su lado para conseguir todo lo que quieren y más, sin conformarse con los beneficios. Al contrario, se quejan de lo que tienen.

 

 

Cuáles son las claves de este tipo de relaciones: 

 

  • Manipulación y chantaje emocional.
  • Características egocéntricas y egoístas
  • Se engañan y tienen una vida de fantasías de hadas.
  • En sus núcleos sociales, aparentan que todo les va bien aunque no sea así.
  • Cuando se disculpan siempre es con manipulación y chantaje.
  • Saben cómo chantajear a las personas mediante las emociones y de esta manera hacen que las personas que están a su alrededor se sientan culpables.
  • Son inseguras y hacen que el resto de las personas las alaben para ellas sentirse seguras.

 

¿Cómo salir de una relación así?

 

  • Acepta porque estás en ese tipo de relación.
  • Descarta los motivos por los que te hace sentir así. 
  • Empieza a confiar en ti
  • Aléjate de esa relación en concreto y no te dejes engañar más veces.

 

Las relaciones por intereses son las que compartís las mismas aficiones y muy lejos quedan las relaciones interesadas que se aprovechan de tus virtudes.

 

Las relaciones sanas, son las relaciones que no comentan nada negativo cuando tú no estás delante. Al contrario, te dicen lo que piensan. Se muestran tal y como son. 

Respetan tus decisiones y entiendes cuál es el motivo de tu decisión. 

Te aceptan como eres y lo mejor de todo es que te hacen sentir grande porque te enseñan a construir tu identidad. Te valoran y te recuerdan lo valiosa que eres cuando confías en ti.

Te admiran y te ayudan a prosperar. 

 

Si quieres saber más te invito a leer este artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.