Ser libre es no tener apegos para sentirte más ligera

POR Isabel Aznar
24/03/2021

Ser libre es vivir sin apegos

 

 

Cuando aprendes a soltar lo que ya no te aporta, te sientes más ligero. 

 

Gracias a ello, tú evolucionas y además liberas las emociones reprimidas. 

 

Los apegos te alejan de quien eres y de quien podrías llegar a ser.

 

Los apegos te hacen creer que no eres nadie sin todo lo que te apega a tu vida.

 

El apego es sentirte dependiente de los demás, también es sentirte dependiente de cosas materiales.

 

El apego viene asociado por el ego, o bien creer que eres más con tus pertenencias o bien pensar que no eres nadie son tus pertenencias.

 

 

El ego, te viste de quien eres por la parte material. 

 

 

¿Has visto alguna vez a personas que viven apegadas a sus padres y no son capaces de elevarse de las pertenencias de sus padres?

 

 

Son personas que viven de los padres, hasta que los padres mueren y aún así, se quedan con la casa donde siempre vivieron.

 

 

Son personas que no se atreven a enfrentarse a ellas mismas, no saben y no se atreven a darse prioridad por sus complejos, su falta de seguridad y madurez.

 

 

Una persona no está destinada a vivir con los padres, la ley de vida es que una persona sea capaz de tener autovaloración para afrontar los desafíos de la vida.

 

 

 

Y ayudar a los padres en lo que necesiten, desde su autoconocimiento. 

 

 

¿Te has fijado cuántas personas hay que no han dejado de ser hijos?

 

 

¿O padres que se comportan como hijos de sus hijos?

 

 

Cuando no cierras el pasado, te das cuenta que no tienes colocadas las relaciones porque no has superado tus complejos.

 

 

Estás apegada al miedo que te mantiene en la zona de confort, es la zona que no aguantas pero te obligas a permanecer ahí porque te da miedo aceptar que si la dejas, tienes que abandonar tu pasado.

 

 

Del pasado aprendes, tienes la sabiduría y el mejor reciclaje es aceptar que jamas volverá.

 

 

Si aprendes a soltar, aceptas qué es lo que te aporta y qué es lo que no te aporta. Dejas el sufrimiento atrás y elijas el dolor reprimido desde hace tiempo.

 

 

Si verdaderamente te quieres, si verdaderamente quieres dar un paso por ti, renueva tu vida.

 

 

La mayoría de las personas se concentran en tener, desde el ego y desde el apego.

 

 

Primero tienes que ser, después hacer, después tener. 

 

 

Una persona se construye a sí misma por las experiencias que tiene ella misma, el aprendizaje y el razonamiento, la ayudan a crear acciones que la enseñan a sentirse mejor y finalmente está el momento en el que recibe por lo que ella es.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.