Si quieres abundancia en tu vida, tienes que sentirte abundante tu

POR Isabel Aznar
04/04/2021

 

 

Si eres de las personas que quieres tener abundancia en tu vida, lo primero que tienes que hacer,

es sentirte en abundancia tu.

 

(Post dedicado a Raquel y a Rafa)   

 

 

¿Cómo conseguirlo? 

 

 

Muchas veces, intentamos resultados asombrosos en nuestra vida sin darnos cuenta que lo que necesitamos ya lo tenemos dentro.

 

Nos esforzamos muchísimo a la hora de hacer que nuestra vida cambie y la realidad del asunto, es que somos nosotros los que cambiamos a medida que vivimos la vida.

 

Ser, hacer y tener, es la verdadera abundancia, cuando decides compartir desde el corazón.

 

La abundancia no se crea afuera, la abundancia es un estilo de vida que creas tú a medida que vives cada experiencia.

 

Depende de la mentalidad de cada persona, cada uno es libre de seguir hacia adelante en el trayecto de vida o, por el contrario volver hacia atrás.

 

Muchos ni lo intentan. Prefieren no empezar por si tienen que retroceder. Es por lo que se quedan amargados donde están. No quieren cambiar su forma de pensar.

 

Si eres de las personas valientes, para conseguirlo, tienes que cambiar tu mentalidad. Desde el pasado no se puede crear. Muchas personas se quedan en este primer punto. No se atreven, o cuando aparece el primer desafío, el miedo se rinden.

 

Los que lo pasan aprenden que se crea desde el presente y para conseguir un futuro prometedor, tienes que eliminar las cargas que te atan al pasado. Estas cargas son dolorosas porque te atan a personas a las que quieres pero tienes que desapegarte de ellas, para evolucionar. Cuando te desapegas del pasado, situaciones, cosas y experiencias, descubres que la limitación está en tu mente. En el apego emocional.

 

Después tienes que encontrar tu propósito de vida. Tiene que ver con el motivo de tu existencia, el motivo por el que te levantas cada mañana con ganas de vivir porque disfrutas de ello.

 

Con esas ganas de vivir, cuando tu mente te diga que no lo puedes lograr, tienes que aprender a gestionar tus emociones para superar los desafíos y que estos te den fuerzas para alcanzar tus metas.

 

Cuando superas estos puntos esenciales, en tu vida material estás experimentando cambios paulatinos. Hasta que llega un momento en el que, aprendes que tienes que dar el salto que llevabas tanto tiempo esperando.

 

Es cuando se produce el salto cuántico y te das cuenta de todo lo que has evolucionado.

 

En ese momento, todo empieza a ir más deprisa, como si estuviera planeado hace mucho tiempo.

 

A medida que lo vives, sabes que son las decisiones que has ido tomando en el pasado, soltando las cargas y las resistencias mentales, por fin las has materializado.

 

La sensación interior cambia, tu comportamiento cambia y lo mejor de todo, es que la sensación es de abundancia y bienestar.

 

Descubres que durante muchos años, has estado navegando a la deriva, perdida en un mar abierto. Has llegado a un puerto y pones tus pies en tierra firme, aprendes que todo el trayecto consistía en el click mental que tenías que hacer para llegar hasta donde estás. 

 

 

Cuando lo consigas, entender todos estos pasos, que la propia vida te da, entenderás que es la propia vida la que te hace a ti. La vida que tú eliges vivir, es la que te guiará hacia tu cometido y gracias a él, la abundancia nace desde dentro hacia afuera.

 

 

Dedicado a Raquel y a Rafa

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.